martes, 1 de enero de 2019

ILUSTRACIONES PARA EL PREGÓN DE NAVIDAD DE SEVILLA 2018


Siempre es una satisfacción cuando te buscan por tu obra, pero si se trata de Susana Herrera Márquez para ilustrar la edición impresa de su Pregón de la Navidad, la alegría se multiplica, porque ya de por sí ella alegra la vida y es un impulso hacia delante.
Su fe, su vitalidad, su compromiso social, su entrega generosa, sus vivencias personales..., todo debía ser reflejado en esas imágenes. El pregón iba a ser un abrirse en canal para los presentes, y para los que quisieran degustarlo posteriormente ("hoy vengo a desnudar mi humilde alma en palabras"), y esa intimidad se ha intentado reflejar en quince maderas de diez por diez centímetros, en la técnica del acrílico, abarcando tres canales importantes de su mensaje: la familia y los recuerdos de la infancia, el mensaje social y la Navidad en sí misma.

Dos primeras ilustraciones para la Navidad, con la que "empieza la Historia, con mayúsculas, más bella jamás contada" y otras dos para José Andrés, "nuestro ángel de carne y hueso que ha convertido mis lágrimas en Vida y me ha regalado otra familia, la del mundo del trasplante y la donación", hilo conductor de la narración.

"...esas antiguas figuras de cacharrería" son las protagonistas de algunas de las imágenes, porque no podía faltar el Nacimiento, con José Andrés como angelito y Alejandro en esa rosa a los pies del Niño, y los Reyes Magos, reflejo de la ilusión de unas fechas que hay que saber mantener a lo largo del año, y cuyas iconografías "representan a los hombres, cualquiera que fuese su color. riqueza o cultura".

"Pronto (…) podré ver tus deditos. Tus cinco deditos, de tus manos, de tus pies". De la mano, en la mano de la madre; del pie, en la mano del padre, "mi marido Andrés (…), mis alas para volar"

Lo que marca nuestros sentidos en la infancia se guarda para siempre en nuestros recuerdos, " pero mi Navidad no es un Navidad que solo se recuerda, sino que revive siempre el nacimiento de Cristo. (…) donde la llegada del Niño ojalá siempre me ayude a renovar mi compromiso de cristiana y a todos, convirtiéndonos no solo en seguidores de Jesús sino en fieles imitadores de su vida".

"(…) hoy pido que cuidemos todos y cada uno de esos detalles que nos hacen tanto bien, como hacer regalos a quienes queremos (…). Compartir buenos ratos haciendo de lo cotidiano un gran privilegio, y sobre todo, llenarlos de ternura, alegría y mucho amor".

Instantáneas de esos momentos compartidos en Navidad en el tacto agradecido en la entrega de regalos, fuente de cariño; en el sonido de los instrumentos que acompañan a los villancicos; en la visión contemplativa del Niño de Belén y el páscuelo; y en los regalos bajo el árbol donde el belén encuentra cobijo.

El momento actual, donde "muchos no tienen techo, un hogar, un trabajo, y están entre nosotros, en nuestra sociedad del bienestar, pero no los vemos a pesar de estar muy cerca, porque se convierten en invisibles para nuestros ojos", con una huida a Egipto entre rascacielos.

Con una búsqueda de posada lejos de nuestras fronteras: "Si habría posada para ellos, para María y José, en pleno siglo XXI, y si tocasen a nuestra puerta, ¿abriríamos a unos absolutamente desconocidos?"

Con "una postura hacia los inmigrantes como oportunidad y no problema, y pidamos para que ese viaje de muerte se convierta en peaje de vida", porque a veces vemos las cosas como si dentro de una pecera se tratara, ajenas a nosotros. Aunque la luz de la Esperanza, en el ancla que lleva san José, nunca se apague.

Con los nacimientos y muertes entre alambradas: "¿Cuántos niños hay todavía sin pesebre siquiera y su cuna es el propio mar o un campo de refugiados".

Los recuerdos de la familia: "...donde mi abuela o mi tía Anita hacían esos pestiños con matalauva y se mezclaban con el olor de las naranjas que siempre había en la cocina". Unos pestiños que son "el Espíritu de la Navidad", con sus plantas de matalauva y ajonjolí.

Y como principio y fin, la madre con el hijo, "una madre que al escribir estas letras me han hecho adentrarme en mí misma y reconocer en María un modelo no solo de Madre, sino de santidad, de entrega a Dios". Un "Afortunada soy de ser tu madre" que se demostraba siempre en un "No paraba de hablarle, de achucharle, de estrujarlo, de susurrarle."


Gracias Susana por el privilegio de tu amistad y el honor que me has dado al elegirme para ilustrar el XLI Pregón de la Navidad de la Asociación de Belenistas de Sevilla en un año 2018 de tantos aniversarios.

viernes, 19 de octubre de 2018

OBRA PARA EL 150 ANIVERSARIO DEL CÍRCULO MERCANTIL

Sevilla mira complacida al Mercantil, Padre Protector de la Cultura, las Artes y el Deporte
Acrílico sobre lienzo
100 x 100 cms
2018

De entre las temáticas propuestas por Antonio Bejarano, comisario de la muestra, al invitarme a participar en la exposición homenaje a los 150 años de existencia del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla, tuve claro que una alegoría debía ser la elegida. Al poco tiempo me topé con el cuadro "La Virgen de la Faja" de Murillo, y supe que la protección sería el hilo conductor, uniendo el aniversario de esta emblemática entidad a la conmemoración del nacimiento del genio sevillano.
En lugar de la Virgen cuidando del Niño, sería el Mercantil el que cuidara a la Cultura, en lugar de una madre a su hijo, un padre cuidando a su hija, una temática menos frecuente.

Virgen de la Faja, Murillo 1660

En la obra presentada, que aparece en el trampantojo de un marco barroco español, inspirado en el del autorretrato de Murillo de la National Gallery de Londres, tanto en su parte pintada como en el real, podemos contemplar una escena cotidiana de vida familiar, inspirada en el cuadro anteriormente citado y que se intuye al fondo de la composición a la izquierda.

Autorretrato, Murillo 1668-70

Dicha escena simboliza la satisfacción que siente Sevilla al ver el mimo y la atención con el que el Círculo Mercantil cuida la Cultura, el Arte y el Deporte de la ciudad y su provincia. Sevilla es la mujer, con pulsera del No8Do,  que contempla alegre y con cariño la dedicación profunda del Mercantil, el hombre con el escudo de la entidad en la manga de la camisa. La Cultura es la niña que, sentada en libros que la inspiran, porta una flor por fiestas como la Feria de Abril y una estrella, la ilusión de la Navidad, por las religiosas. El niño que representa a las nuevas promesas del Arte lleva un block donde vuelca su creatividad, en este caso relacionada con el comercio (un pollito y monedas de euro). En la mesa, la foto de un bebé tras unas gafas de natación simboliza a los jóvenes deportistas que se forman en sus instalaciones. Aparecen también libros con títulos vinculados al Mercantil, el cartel del 150 aniversario, un cirio pintado de la hermandad del Valle por la Semana Santa y las procesiones en general y el lema del centenario en la cartela delantera. 
Una obra que vincula a una entidad primordial en la historia de Sevilla con el nacimiento de uno de sus pintores insignes en una escena actual donde el padre se encarga de sus hijos con la misma naturalidad que lo haría la madre.

Con Antonio Bejarano, comisario de la exposición.

Mi agradecimiento al comisario, Antonio Bejarano, por hacerme partícipe de la efemérides, por su entrega y por su generosidad. Y por su inestimable colaboración y disponibilidad absoluta para la realización de la obra a Nacho Moreno y a Miguel García, Aurora Gutiérrez y sus tres hijos, Miguel, Aurora y Jaime.

Cartel e imagen del acto de inauguración.
Crónicas del mismo en Arte SacroAndalucía Información

La exposición "Visiones del Arte" podrá visitarse del 12 al 21 de octubre de 2018
 en la sede del Círculo Mercantil en la calle Sierpes 
en horario diario de mañana de 11 a 14h y por las tardes de 18 a 21h.



miércoles, 19 de septiembre de 2018

CUADRO DE MADRE MARÍA DE LA PURÍSIMA

Madre María de la Purísima
Acrílico sobre lienzo
147 x 114 cms
2010

El 31 de Octubre de 2010 fue bendecido, en el convento de las Hermanas de la Cruz del pueblo sevillano de Fuentes de Andalucía, la pintura de Santa María de la Purísima de la Cruz, beatificada el 18 de Septiembre de ese mismo año.


Representa a la que fuera Madre General de la Compañía de la Cruz en el Cielo, rodeada de querubines y angelitos que miran atentos y alegres su presencia, contemplando, algunos de los primeros, 
los atributos que porta (el Crucifijo y las Santas Reglas).


En la parte inferior, uno de esos ángeles y una niña, que representa las obras que realizan las hermanas en colegios y asilos, arrojan flores sobre el pueblo (representan las gracias que se conceden a través de la intercesión de la santa). Otro de ellos porta la imagen del Cristo de la Humildad, titular de la ermita del convento, rodeado de la frase que pronunció Madre María de la Purísima cuando estuvo en la casa y oró ante Él ("Cuánto padeció por nuestros pecados"), junto con el nombre del pueblo. El angelito de la derecha señala al convento, edificio más cercano a su mano.
Abajo, una cinta con una frase de la santa, representativa de sus escritos:
"QUE NUESTRO AMOR SEA SIN PESAR, SIN MEDIR, SIN CONTAR".

Es la primera confluencia de varios retratos en una misma obra, una costumbre de la historia del arte que siempre ha caracterizado mi producción, una forma de hacerlos pasar a la posteridad. Los modelos son, de arriba hacia abajo, en el lado izquierdo: Lucas Oliveros, Marta García, otra Marta García, Lucía Medina, Juan Carlos Jr., Leticia de la Iglesia, Carmen y André Hoffert, Arturo Medina y David Florián. En el lado derecho: Teresita, Rafael Aguilar, Alejandro Domingo Méndez, 
María García, Íñigo Giráldez Jr., María Echávarri, María Gallego-Góngora, Pablo Feliú y Ángela Molina.
Mi hermano Alejandro, del que se cumplen veinte años de su muerte, aparece de perfil, mirando a Madre de igual a igual, en el mismo espacio que comparten en la realidad.

Imagen del momento de la bendición y reseña de la noticia
en la web Arte Sacro


martes, 22 de mayo de 2018

A PROPÓSITO DE HARRY

Algunos apuntes de un viaje a Windsor en 2016, recuerdos de un tiempo pasado gracias a la acogida de Miriam Gordon y a la hospitalidad de Paul Sedgwick, director de Crown State en Windsor

Castillo de Windsor
Grafito con realces en témpera sobre papel
21,5 x 14 cm

Ciervos a punto de cruzar The Long Walk al amanecer
(vista del Castillo desde cerca de la estatua ecuestre del rey Jorge III)
Acuarela sobre papel
10,5 x 21,5 cm

The Long Walk
Grafito con realces sobre papel
10,5 x 21,5 cm

Cruzando The Long Walk
Acuarela sobre papel
14 x 21,5 cm

Paisaje urbano de Windsor
Grafito y realces sobre papel
21.5 x 14 cm

Great Park
Acuarela sobre papel
14 x 21,5 cm


jueves, 14 de diciembre de 2017

EN EL 400 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE MURILLO

"A mí plin"
Acrílico sobre madera
30 x 30
2017


Con este acrílico sobre madera participo en la exposición itinerante “Murillo al detalle” en la que, junto a mis alumnos, homenajeamos al pintor con motivo del 400 aniversario de su nacimiento con obras de treinta por treinta centímetros inspiradas en detalles de sus pinturas. 


Frente al dramatismo y la transcendencia de la muerte en el barroco, representada en la calavera que porta Nicolás de Omazur, propongo una visión actual más desenfadada y frívola de la misma, en pose simétrica al original, con cigarro encendido entre unos simulados labios rojos, antifaz que nos esconde su presencia por miedo o despreocupación y marca en la parte posterior de un velero, un chorizo y una nota musical (viajes, comidas y fiestas) simbolizando hasta que punto nos marcan las redes sociales. El reloj como marcador del paso inexorable del tiempo.
 
Podrá verse en el Centro Cívico “La Ranilla”, su tercera sede hasta el próximo 15 de enero, un orgullo poder mostrar dos obras inspiradas en la producción de Murillo (la segunda en el Real Alcázar) en este mes de diciembre en el que justamente se cumple el aniversario, puesto que se bautiza el 1 de enero de 1618 en la parroquia de la Magdalena.

 "Nicolás de Omazur"
1672, Museo del Prado
Óleo sobre lienzo
83 x 73